Sociedades Civiles Privadas (SCP)

Sociedades Civiles Privadas (SCP)
08 de Julio del 2016


Dentro de estas sociedades se encuentran las que tienen sus pactos ocultos entre socios y que no se inscriben en el registro mercantil, a pesar de tener objeto mercantil.

Cuando esto sucede (la no inscripción) las sociedades carecen de personalidad jurídica y los socios son responsables con su patrimonio del devenir societario.

Además las SCP tienen el sistema fiscal de atribución de rentas, es decir, al no estar sujetas al impuesto sobre sociedades los rendimientos recaen de manera directa a los socios de la misma, debiendo de regularizarlo mediante el IRPF de cada uno de ellos.

A partir del próximo 01.01.2016 el sistema fiscal de las SCP cambia. A partir de esa fecha tal y como se dispone en la disposición adicional 19 del BOE de fecha 28.11.2014 de los presupuestos Generales del Estado, las SCP podrán:

  1. Acordar su disolución y liquidación siempre que:
    • Que hasta esa fecha sea de aplicación de atribución de rentas
    • Que desde el 01.01.2016 cumplan los requisitos para estar sujeto al Impuesto sobre Sociedades.
    • Que hasta el 30.06.2016 se acuerde la disolución y ésta se efectúe dentro de los 6 meses siguientes al acuerdo.

Si se cumplen estos requisitos el impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales quedará exento en estas sociedades; tampoco  devengará IBI.

  1. No acordar la disolución ni liquidación.

La sociedad tendrá consideración de contribuyente del impuesto sobre sociedades desde el 01.01.2016 y no les será aplicable el régimen de atribución de rentas.

Resumiendo:

Si durante los 6 primeros meses del año 2016 no se acuerda la liquidación de la SCP y en los 6 siguientes meses no se disuelve, desde el 01.01.2016 la SCP estará sujeta al impuesto sobre sociedades y estos significa que:

Deberá llevarse una contabilidad completa para la determinación de las partidas y para una eventual verificación fiscal.

La tributación del impuesto es del 25% o del 15% si la sociedad es de nueva creación y durante los dos primeros ejercicios que sean positivos.

En el desarrollo normativo se establecen una serie de deducciones al impuesto en función de las características y posibilidades de la empresa (p.e. por contratación de personal discapacitado, etc….).

Este impuesto se liquida mediante el modelo 200 y se efectúan tres pagos a cuenta, en fechas 20 Abril, de Julio y de Octubre del año en curso, siendo el porcentaje de aplicación del 18% en cada pago a cuenta, todo ello sin perjuicio de las sociedades de reducida dimensión que son aquellas cuya facturación es inferior a los 10 millones de euros anuales.

Todas las sociedades deberán llevar una contabilidad en conformidad con el código de comercio, siendo susceptible de verificación por parte de la Agencia Tributaria.

La liquidación final del impuesto es el día 25 de Julio de cada año.

Las SCP no desaparecen como tales pero estarán sujetas al impuesto sobre sociedades con las obligaciones fiscales y contables de una sociedad mercantil, con el agravante que la responsabilidad cae en los socios debido a que estamos ante una sociedad civil y no mercantil.

En cuanto al pago de las cuotas del régimen de Autónomos. No es de aplicación a estas sociedades el incremento de cuota a los administradores societarios, limitándose tal incremento a los administradores de las mercantiles. (Ley 31/2015 de fecha 09.09.2015)